El Mesias Prometido

Misericordia de Dios con el hombre después de su caída 

¿Abandonó Dios al hombre después de su pecado?  No, sino que conciliando la misericordia con la justicia, le prometió un Redentor luego que pecó.

¿Cómo concilió Dios de esta manera los derechos de su justicia con los de su misericordia? Porque el Redentor prometido debía ofrecerle una satisfacción igual a la ofensa.

¿Por qué prometió Dios un Redentor al hombre inmediatamente después de su pecado? 1º Para consolarle en los remordimientos de su culpa, haciéndole esperar el perdón; 2º Para darle un medio de salvación en los méritos del Redentor prometido; 3º Para reanudar el lazo sobrenatural de amor que unía al hombre con Dios, y que el pecado había roto.

¿Cómo se llama ese lazo sobrenatural de amor que une al hombre con Dios? Llámase religión. 

La Religión 

¿Qué cosa es religión? Religión a es el conjunto de las relaciones que existen entre el hombre y Dios.

¿De cuantas maneras pueden considerarse las relaciones del hombre con Dios? Pueden considerarse de dos maneras: a la luz de la razón, y a la luz de la fe, es decir, en el orden natural yen el orden sobrenatural. De aquí procede la distinción entre la religión natural y la sobrenatural.

¿Qué se llama religión natural? Llámase religión natural el conjunto de las verdades y preceptos que la razón humana es capaz de conocer y demostrar tocante a las relaciones del hombre con Dios: tales como la existencia de Dios, su providencia, la obligación de tributar culto interno y externo de amor y obediencia, la espiritualidad e inmortalidad del alma, la recompensa del bien y el castigo del mal en una vida futura. ¿No basta que el hombre profese la religión natural? No, porque habiendo querido Dios revelarle algunas cosas, es evidente, que el hombre está obligado a asentir a la palabra de Dios por medio de la fe, es decir, a profesar la religión sobrenatural. “Si alguno dice que la razón humana es de tal manera independiente que Dios no le pueda imponer la fe, sea anatema” (Concilio Vaticano)

¿Qué es religión sobrenatural? Religión sobrenatural es el conjunto de las verdades que Dios ha revelado extraordinariamente y de las prescripciones positivas que impone al hombre; v. gr: los misterios de la Santísima Trinidad, de la Encarnación y de la Redención, la santificación del día del Señor, los sacrificios de la ley antigua, y en la nueva, la recepción de los sacramentos, etc.

La religión que Dios ha dado al hombre, ¿fue completa y definitiva desde un principio? No: la verdadera religión, como todas las obras divinas, se ha desarrollado progresivamente. Tres son las edades o fases por que sucesivamente ha pasado, denominadas religión patriarcal, religión mosaica y religión cristiana. La primera se extiende hasta Moisés; la segunda, hasta Jesucristo; y la tercera, hasta el fin del mundo.

¿Son tres religiones distintas? No, sino una sola y misma religión sucesivamente desarrollada y perfeccionada, en la cual “siempre se ha reconocido por autor al mismo Dios, y al mismo Jesucristo por Salvador. Tanto antes como después de su venida, Jesucristo ha sido; en todos los tiempos, el consuelo y la esperanza de los hijos de Dios” (Bousset).  Puédase decir, pues, con toda Verdad, que el cristianismo se remonta a la cuna misma del género humano; porque si bien el plan divino ha variado en sus manifestaciones, siempre es sustancialmente el mismo. 

Jesucristo centro del plan divino

¿Cuál es el punto céntrico del plan divino? Nuestro Señor Jesucristo. En efecto: antes de su venida, las promesas lo anuncian, los acontecimientos lo preparan, su vida es bosquejada por medio de personajes y hechos simbólicos, y descrita punto por punto por los hombres inspirados de Dios. Colocado entre los dos Testamentos, Jesucristo es el punto céntrico al cual van a converger todos los siglos que preceden a su venida como Redentor, Y del cual parten todos los siglos que precederán a su advenimiento como Juez.

¿Por qué tiene Jesucristo tanta importancia en la historia de la humanidad? Porque es el primero en todo. En efecto: 1º Como Verbo eterno del Padre, Él ha hecho todas las cosas, y en Él y por Él subsiste todo. 2º Cómo Dios-Hombre, Él es la cabeza de la Iglesia que empezó en el principio del mundo y se perpetuará hasta la consumación de los siglos. 3º Como Redentor, Él es la fuente de toda gracia para la humanidad decaída. “Pues por  Él fueron criadas todas las cosas en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, todas las cosas fueron criadas por Él mismo y en atención a él mismo y, así, Él tiene ser ante todas las cosas y todas subsisten por Él. Y Él es la cabeza del cuerpo de la Iglesia, y el principio de la resurrección el primero a renacer de entre los muertos para que en todo tenga Él la primacía” (Col., I, 16, 18).  

Promesas del Mesías

¿Qué quiere decir Mesías? Mesías, palabra derivada del hebreo, lo mismos que Cristo, derivado del griego, quiere decir ungido o consagrado.

¿Por qué se llama Mesías al Redentor? Porque es el Profeta, el Pontífice y el Rey por excelencia, consagrado para este efecto por la unción divina, así como entre los hebreos eran consagrados por la unción del óleo, los profetas, los pontífices y los reyes. “El espíritu del Señor ha reposado sobre mí; por lo cual me ha consagrado con su unción” (Luc., IV, 18); (Isaías LXI, 1).

¿A quién fue prometido el Mesías? El Mesías fue prometido: 1º a Adán, padre del género humano; 2º a Sem, hijo de Noé; 3º a Abraham, cabeza del pueblo escogido por Dios; 4º a Isaac, su hijo; 5º a Jacob, su nieto, ambos imitadores de su fe; 6º a Judá, cabeza de la tribu de la que había de nacer el Mesías; 7º a Moisés, caudillo del pueblo hebreo; 8º a David, cabeza de la familia de la cual había de nacer el Mesías.

¿Cómo fue prometido el Mesías a Adán? Por la maldición que pronunció contra la serpiente tentadora: “Yo pondré enemistades entre ti y la mujer; y entre tu raza y la descendencia suya; ella quebrantará tu cabeza” (Gen., III, 15). Esta mujer que debe quebrantar la cabeza de la serpiente es la nueva Eva, que destruyó el imperio del demonio, dando a luz al nuevo Adán, el Hijo de Dios hecho hombre.

¿Cómo fue prometido el Mesías a Sem? Por esta predicción que Noé, segundo padre del género humano hizo hablando de Sem: “Bendito el Señor Dios de Sem” (Gen., IX, 26). Es decir: Sea el Señor alabado, pues debe mostrarse un día a la posteridad de Sem.

¿Cómo fue prometido el Mesías a Abraham? Por estas palabras, por las cuales Dios le anunció que sería una fuente de bendición para las demás naciones: “En ti serán benditas todas las naciones de la tierra” (Gen., XII, 3). San Pablo explica esta bendición de la manera siguiente: “Las promesas se hicieron a Abraham y al descendiente de él. No dice: y a los descendientes, como si fuesen muchos, sino como a uno: y al descendiente de ti, el cual es Cristo” (Gal., III,16).

¿Cómo fue prometido el Mesías a Isaac? Por esta bendición, semejante a la que fue dada a Abraham: “Todas las naciones de la tierra serán benditas en Aquel que nacerá de ti” (Gen., XXVI, 14).

¿Cómo fue prometido el Mesías a Jacob? Por una bendición, semejante a las dos anteriores:  “Todas las naciones de la tierra  serán benditas en ti y en el que nacerá de ti” (Gen., XXVIII, 11).

¿Cómo fue prometido el Mesías a Judá? Por esta profecía de Jacob: “No será quitado de Judá el cetro hasta que venga el que ha de ser enviado, y Él será la expectación de las gentes” (Gen., XLIX, 10).

¿Cómo fue prometido el Mesías a Moisés? Por esta profecía que Moisés hizo al pueblo de Israel: “El Señor Dios tuyo levantará para ti de tu nación, y entre tus hermanos un Profeta corno yo: a Él oirás” (Deut., XVIII, 15). Esta profecía la repite poniéndola en labios del Señor: “Levantaré para ellos un profeta de en medio de sus hermanos semejante a tiy pondré mis palabras en su boca, y les hablará todo lo que yo le mandare. Mas el que no quisiere oír las palabras que hablará en mi nombre, experimentará mi venganzas” (Deut., XVIII, 18, 19).

¿Cómo fue prometido el Mesías a David? Por estas palabras que el profeta Natán le dijo de parte de Dios: “Cuando tus días fueren cumplidos, y durmieres con tus padres, levantaré en pos de ti un hijo tuyo, que procederá de tus entrañas, y ,afirmaré su reino. Éste edificará una casa a mi nombre, y yo estableceré para siempre el trono de su reino. Yo le seré a él padre, y él me será hijo” (II Reyes VII, 12-14) – El Mesías será, pues, hijo de David e Hijo de Dios. 

Caracteres de las promesas mesiánicas

¿Qué caracteres presentan esas diversas promesas? Presentan el triple carácter de duración, número y precisión, 1º Hácelas Dios durante un período de treinta siglos, y cuando cesa de prometer al Salvador, bosqueja su vida por medio de los profetas. 2° Seis de estas promesas se hicieron en la ley primitiva, y dos en la ley mosaica. Las seis primeras se conservaron al principio, por tradición, pero después se consignaron con las demás en los Sagrados Libros. 3° La primera, que mantuvo durante dos mil años las esperanzas del género humano, es vaga y general; las restantes .se desenvuelven progresivamente como ocurre con todas las obras divinas, determinando, con la mayor claridad y precisión, la nación, tribu y familia de que debía nacer el Mesías. 

RESUMEN

Misericordia de Dios con el hombre.- Después que el hombre pecó, Dios le prometió un Redentor, y mediante esta promesa se reanudó el lazo de amor que unía al hombre con Dios, es decir, la religión. Distínguense la religión natural, o conjunto de verdades y preceptos que la razón humana es capaz de conoce tocante a las relaciones del hombre con Dios, y la religión sobrenatural, o conjunto de las verdades que Dios ha revelado extraordinariamente, y de las prescripciones positivas que impone al hombre. No basta profesar la religión natural: el hombre está obligado además a creer los misterios revelados y a observar los preceptos de la ley divina positiva. La religión revelada se ha desarrollado progresivamente en armonía con las necesidades de la humanidad, y ha pasado por tres edades llamadas religión patriarcal, religión mosaica y religión cristiana. Jesucristo es el centro de los dos Testamentos.

Promesas del Mesías. Mesías Cristo significan ungido o consagrado. Entre los hebreos, los profetas, los pontífices y los reyes de ]a ley antigua eran ungidos con óleo. Las palabras Mesías y Cristo convienen, pues, perfectamente al Salvador, que es el profeta, el pontífice y el rey por excelencia, consagrado para este efecto por la unción divina. El Mesías fue prometido a Adán, a Sem, a. Abrahán, a lsaac, a .Jacob, a Judá, a Moisés y a David.

Caracteres de las promesas mesiánicas.- Las promesas mesiánicas presentan el triple carácter de duración, número y precisión. Se hicieron durante un periodo de varios siglos, Son ocho, seis de las cuales pertenecen a la ley primitiva. y dos a la mosaica.  Son cada vez más precisas, a medida que se aproxima su cumplimiento.